logo dA mini  archivo / artículos


Reconocimiento de la sentiencia en el Código Civil Portugués

2017.06.20

AUTOR: Helena Correia Mendonça. Abogada en ejercicio, Alumna de Master, Facultad de Derecho, Universitat Autònoma de Barcelona

TITULO: RECONOCIMIENTO DE LA SENTIENCIA EN EL CÓDIGO CIVIL PORTUGUÉS

FECHA DE RECEPCIÓN: 1 de Junio 2017
FECHA DE PUBLICACIÓN: 19 de Junio 2017
LUGAR DE PUBLICACIÓN: dA web Center

ISSN 2462-7518

RESUMEN:

Las corrientes filosóficas en las cuales se defiende que los animales no humanos no son meras cosas, como lo había sostenido Descartes, sólo han tenido un impacto en los últimos años en relación a la calificación jurídica de los animales, con países como Francia, Alemania, Austria y Suiza que han reconocido en sus legislaciones nacionales que los animales no humanos son seres sintientes. El país más reciente en adoptar esta enmienda ha sido Portugal, en virtud de la Ley n. 8/2017 del 3 de marzo que modificó el Código Civil portugués. Esta enmienda fue aprobada por unanimidad por el Parlamento Nacional el 22 de diciembre de 2016 y ha introducido una serie de nuevas disposiciones que pretenden lograr una mejor protección de los animales no humanos en todo el país, incluyendo un conjunto de limitaciones a los propietarios de animales. El presente articulo analiza brevemente la enmienda portuguesa y se pregunta si traerá mejoras condiciones para los propios animales, especialmente los sometidos a uso y explotación institucionalizados, como animales de granja y de laboratorio. La opinión del autor es que la enmienda es un paso de gran relevancia, no sólo porque aporta nuevas disposiciones que pueden representar, o al menos conducir, a una mayor protección de los animales, sino sobre todo porque representa un claro alejamiento de la filosofía cartesiana que durante tanto tiempo ha dominado el mundo occidental y ha tenido impactos abominables en la vida y el bienestar de los animales no humanos. Sin embargo, cuando se trata de la utilización institucionalizada de animales, el cambio de la calificación jurídica de los animales tiene poco o ningún impacto, a la luz de la existencia de regímenes específicos que permitan a los animales ser tratados y sacrificados de maneras que de otro modo sería incompatibles con el nuevo estatuto de los animales. Esta conclusión queda confirmada por el hecho de que, el mismo día en que se aprobó la enmienda al Código Civil portugués, las propuestas de modificación del Código Penal portugués con vistas a extender la criminalización de la crueldad a todos los animales (dado que, en la actualidad, sólo los actos de crueldad contra animales de compañía constituyen un crimen en Portugal) fueron rechazados. Por lo tanto, el simbolismo representado por el nuevo estatuto animal no puede ser visto como una victoria total para los animales mismos: es, en el mejor de los casos, una puerta nueva a través de la cual se deben iniciar, luchar y completar más cambios sustanciales.


-
Facebook! Twitter Del.icio.us! Google! Live! Yahoo!


« back